Efectos negativos de chuparse el dedo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chuparse el dedo pareciera algo tierno, pero en realidad resulta un problema psicológico, que puede tener consecuencias nada agradables.

 

¿Por qué se chupa el dedo?

  • Probablemente quiere llamar la atención de los padres.¿Qué tan malo es chuparse el dedo?
  • Puede estar expresando algún problema de adaptación.
  • Puede ser que también este luchando por alcanzar un logro, y por ello, éste triste o inseguro y chupar su dedo pulgar lo reanima y lo ayuda a combatir con el estrés.

 

Este hábito por lo regular desaparece alrededor de los 4-5 años de edad, en la mayoría de los casos.

 

Consecuencias de chuparse el dedo gordo

Chuparse el dedo a la larga trae consecuencias dentales serias y muchas veces irreversibles:

  • Puede causar en algunos niños deformidad dentofacial.¿Qué tan malo es chuparse el dedo?
  • En otros es causa directa de las peores malformaciones y maloclusiones dentofaciales.
  • El efecto de una presión inadecuada constante trae como consecuencia crecimiento anormal del hueso o retraso en el mismo, malas posiciones dentarias, hábitos defectuosos de respiración, dificultad para hablar y alteraciones del equilibrio de la musculatura facial, entre otras.

 

Si su hijo está en este caso o empieza a chuparse el dedo, llévelo al odontopediatra quien, de acuerdo a la severidad de las malformaciones, determinará la terapéutica más conveniente a seguir.

 

La gravedad de las malformaciones o maloclusiones (contacto deficiente entre las piezas dentales superiores e inferiores) depende de tres factores importantes:

  • Duración.
  • Frecuencia.
  • Intinsidad.

 

¿Cómo saber si se chupa el dedo?

Aparte de observarlo meterse el dedo en la boca, existen otros indicios que nos da una idea de la duración, frecuencia e intensidad con lo que lo hacen:

  • Cuando existe el hábito, se observa una callosidad, que varía desde ligera a intensa, debida a la fuerza y frecuencia de succión, apoyo del dedo sobre los dientes y la presión de la punta de la lengua sobre el pulgar y éstos.
  • Lo anterior ocasiona problemas a los niños como mordida abierta (cuando los dientes superiores e inferiores no hacen contacto) y la común mordida clase II, que es cuando los dientes se salen hacia el frente.

 

¿Qué hacer?

Para corregir el hábito de chupeteo del pulgar, se necesita una terapéutica dental y psicológica completa, y por supuesto el apoyo familiar (hable con su hijo) es de vital importancia para la solución del problema.

Da estrellas:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Anuncios:

PROMOCIONADO:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *