Mecanismo de formación de leche materna

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

El mecanismo por el cual se produce la leche materna es el siguiente:

  • Los alveolos son unas pequeñas células, dentro de las cuales ocurre la producción láctea. Forman los alveolos ramificaciones similares a un racimo de uvas y se agrupan entorno de un conducto central (parecido a un tallo, en el cual vierten la leche; de allí pasa la leche a depósitos llamados senos lactíferos. Dichos senos terminan en la areola (el área pigmentada que rodea al pezón); de ellos, la leche pasa a través de los quince o veinte orificios que tiene el pezón.

¿Cómo se produce la leche materna en la mujer?

  • En torno de cada alveolo está el tejido contráctil, el cual, gracias a la estimulación hormonal, exprime la leche de los alveolos y la hace entrar a los ductos. La succión del bebé estimula los nervios del pezón, y estos estimulan a la glándula pituitaria para que secrete la hormona prolactina, encargada de estimular al alveolo para que produzca leche.

 

  • La primera leche secretada es ligera debido a que contiene poca grasa, cuando la succión del bebé se regulariza, el estímulo que envía a la pituitaria hace que también secrete otra hormona: la oxitocina, cuya función es estimular la cinta de tejido contráctil que rodea a los alveolos, para que actué de una manera parecida a una liga de hule. Así, una larga cantidad de leche va de los alveolos a los senos lactíferos. Esta otra clase de leche tiene mayor valor nutricional por su contenido de grasa y de proteínas se a incrementado.

 

  • Una adecuada expulsión de leche es la clave fundamental para un amamantamiento exitoso. La liberación de oxitocina se inhibe cuando la madre sufre miedo, tensión, dolor o fatiga. Si la oxitocina no se produce en bastante cantidad, falla el reflejo de expulsión de leche y el bebé recibe leche ligera, menor en calidad y cantidad e insuficiente para su nutrición y satisfacción.

 

  • La producción de leche trabaja según el principio de oferta y demanda: cuanto más succione el bebé, mayor cantidad de leche habrá, hasta que la madre se encargue de situar la producción en un término medio.

 

  • El bebé desarrolla una especia de “reloj” para tomar su alimento; el pecho y la pituitaria también generan una especie de “reloj” que se sincroniza con el del bebé. Por ejemplo, una madre puede advertir la acción de su reflejo de expulsión de leche (su propio “reloj”) y, al mismo tiempo, el bebé llora porque esta hambriento, aunque él y su madre se encuentren a kilómetros de distancia.

 

  • La leche materna cesa, cuando ya no existe demanda.
Da estrellas:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Anuncios:

PROMOCIONADO:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *