Las nutritivas almendras no engordan, más bien adelgazan saludablemente

Quien lo iba a pensar, que las almendras te ayudan a bajar de peso, además de que son una forma rica y nutritiva de hacerlo. Sin embargo, las almendras también tienen otras virtudes para la salud del cuerpo.

Enlaces patrocinados:
Pero antes, ¿qué contienen las almendras?


  • Las almendras contiene vitaminas B1, B2, B3, B5, B6 B9 y mucha vitamina E, así como minerales calcio, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, selenio y zinc.
  • También proteínas, fibras, y grasas (pero grasas buenas).
  • Las calorías de las almendras por 100 gramos son 580.


"Si porque los nutrimentos de la almendra reducen la absorción de la grasa y los carbohidratos. También aumentan la sensación de saciedad…"


Algunos benéficos de comer almendras:


¿Las almendras engordan o adelgazan?
  • Excelente alimento para la memoria.
  • Es un antiarrugas.
  • Son energéticas, ideal para deportistas.
  • Buenas para la digestión.
  • Son anticancerígenas.
  • Son antioxidantes.
  • Beneficia la salud del corazón, previniendo enfermedades cardiovasculares.
  • Combate el colesterol malo.
  • Benefician la salud y la apariencia de la piel y el cabello.
  • Por su riqueza en calcio ayudan a prevenir la osteoporosis, al tiempo que mantienen en buen estado la salud de los huesos y dientes.
  • Reduce la presión arterial.
  • …etc.

¿Las almendras ayudan a adelgazar?


  • Si porque los nutrimentos de la almendra reducen la absorción de la grasa y los carbohidratos.
  • También aumentan la sensación de saciedad, de esta manera las almendras ayudan a controlar el apetito evitando que comamos mucho.
  • Asimismo, ayudan a controlar el estreñimiento, pues favorece el tránsito intestinal.
  • Para ello, se recomienda comer 10 almendras al día.


Sin embargo, lo primero para bajar de peso es definitivamente aprender a comer, eso te garantiza mantener un peso saludable sin la necesidad de depender de ningún producto. Pero, para lograrlo es necesario comprometerse, tener paciencia y acompañar los cambios de alimentación con una rutina de ejercicio.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *