Estoy resfriado, no siento el sabor ni el gusto de las comidas y no me sabe a nada

La gripe es la enfermedad más común en todo el mundo, todos en algún momento de nuestra vida, hemos padecido esta enfermedad temporal, ya que dura de 7 a 10 días, dependiendo del cuidado que se tenga para combatirla. Los síntomas generales son cuerpo cortado, dolor de cabeza, escalofríos, tos, ojos llorosos, congestión nasal, y pérdida del apetito, pero esto no se deba a que no tengamos hambre, si no que al momento de probar los alimentos, estos no saben a nada, así sea tu comida favorita el sabor no es agradable, el sabor es insípido, pero ¿por qué cuando nos da gripe perdemos el sentido del gusto?

Enlaces patrocinados:
¿Por qué cuando tenemos gripe no sentimos el sabor de la comida?


La comida no me sabe a nada por la gripe
  • El olfato y el gusto están estrechamente relacionados, una prueba de ellos es, cuando pasamos por la calle y olemos comida agradable, instantáneamente nuestro olfato relaciona el sabor a nuestro paladar, es ahí cuando puede surgir el antojo de ese alimento, esta es la forma conjunta en la que trabajan estos dos sentidos, a esto se le llama sensación conjunta olfativo-gustativa, entonces cuando estamos enfermos de gripe, nuestra nariz pierde el sentido o capacidad de percibir los olores, de modo que el gusto ya no podrá trabajar de manera conjunta, ya que no contamos con el sentido del olfato.
  • Las células responsables del gusto se concentran en las papilas gustativas que están en la lengua, (sin saliva no se pueden percibir los sabores, dulce, salado, amargo, ácido y umami), pero si hacemos la comparación entre el sentido del olfato y el gusto, el gusto se cataloga como un sentido débil, ya que el olfato acude siempre en ayuda del sentido del gusto.
  • La gran parte de los sabores que sentimos, son olores que percibimos internamente, pues la cavidad bucal y la nasal están conectadas por un conducto llamado nasofaringe, por medio de este los olores de la comida entran directamente al olfato.
  • Otro punto muy importante es mencionar que estos dos sentidos comparten un mismo centro de procesamiento, en la misma zona del cerebro, “el lóbulo del olfato y el gusto”, de esta manera se puede decir que es muy fácil confundir olores con sabores cuando se ingieren alimentos.

"El olfato y el gusto están estrechamente relacionados, una prueba de ellos es, cuando pasamos por la calle y olemos comida agradable, instantáneamente nuestro olfato relaciona el sabor a nuestro paladar"


Una vez sabiendo todos estos puntos sobre la relación del sentido del olfato y el gusto, podemos decir que al enfermarnos de gripe, se pierde una gran parte de nuestra capacidad para oler, de manera que al comer tendremos una importante pérdida del gusto, lo que ocasionara que la comida no nos sepa bien o a nada.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *