¿Cómo se lleva a cabo el proceso de digestión de los alimentos en los seres humanos?

Veamos como ocurre el proceso de digestión de los alimentos en el humano, donde la digestión se inicia con el primer bocado, en el momento de masticar sólidos o pasar líquidos, la saliva comienza a descomponer los almidones en moléculas de azúcares más simples y más fáciles de digerir.

Enlaces patrocinados:
Resumen del proceso de la digestión de los alimentos en el aparato digestivo


Al deglutir, el alimento pasa por el esófago y el cardias hasta el estómago mediante unos movimientos musculares ondulantes llamados peristálticos:
¿Cómo se lleva a cabo el proceso de la digestión humana?
  • En el estómago tienen lugar los procesos mecánicos y químicos. Los primeros alimentos ingeridos migran hacia las paredes del estómago y el resto se van depositando hacia el centro. Las partes exteriores del estómago agregan jugos gástricos a la mezcla. Estos jugos contienen ácido clorhídrico, el cual ayuda a descomponer las proteínas y a destruir los microorganismos nocivos; mucina, un lubricante que protege las vías digestivas y facilita el deslizamiento de los alimentos; y pepsina y lipasa gástrica, unas enzimas que contribuyen al fraccionamiento de las proteínas y de las moléculas de grasa, respectivamente.
  • La comida permanece en el estómago durante un promedio de cuatro horas, aunque algunos alimentos, como los hidratos de carbono, se procesan y salen del estómago en treinta minutos. La digestión de las grasas es la más lenta y esa es la razón por la cual los alimentos ricos en grasa producen sensación de llenura durante más tiempo. La digestión de las proteínas es más lenta que la de los hidratos de carbono, pero más rápida que la de las grasas. Cuanto mayor sea la variedad de alimentos ingeridos, más demorado será el proceso. A esto se debe que una comida con las proporciones indicadas de proteínas, hidratos de carbono y grasas nos haga sentir satisfechos durante más tiempo. Una vez terminados los procesos del estómago, el alimento pasa al intestino delgado.
  • Es en el intestino delgado donde tienen lugar algunos de los procesos digestivos más importantes. Cuando el alimento llega a esa sección de las vías digestivas el organismo secreta otros jugos que descomponen más aún los alimentos a fin de que puedan ser utilizados por el sistema. El páncreas secreta jugos compuestos por enzimas pancreáticas capaces de fraccionar las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas y sus subcomponentes. Estos jugos también contienen bicarbonato, el cual neutraliza el ácido agregado durante el paso por el estómago. El hígado secreta bilis, la cual ayuda a digerir las grasas sometiéndolas a un proceso de emulsificación para permitir su absorción. Por último, aunque no menos importante, está el jugo producido por las células que revisten los intestinos, el cual contiene las enzimas necesarias para procesar hidratos de carbono, proteínas y grasas.
  • Mientras el páncreas y el hígado cumplen con sus funciones químicas, el alimento es transportado a lo largo del intestino delgado por el movimiento rítmico de las paredes intestinales. En su paso, el alimento roza las vellosidades, pequeñas proyecciones que revisten la pared del intestino delgado en el sitio en que se produce la absorción. Son tan eficientes las vellosidades que cerca del 95% de los nutrientes es absorbido durante el paso del alimento por el intestino delgado.
  • Los nutrientes que extraen las vellosidades llegan al torrente sanguíneo a través de diversos mecanismos. Las vitaminas, los minerales y las moléculas nutrientes de los hidratos de carbono y las proteínas son absorbidos principalmente por los vasos capilares. Los productos finales de la grasa entran en los conductos linfáticos y de allí son transportados a la circulación de la sangre. Cuando los elementos llegan a las células a través del torrente sanguíneo, los utiliza el organismo para construir y reparar los tejidos y para regular las funciones del cuerpo, o los almacena para utilizarlos posteriormente. El intestino grueso se encarga de los nutrientes que no son absorbidos por el intestino delgado.
  • El intestino grueso es la última etapa del camino. Allí se absorbe el líquido sobrante y se disuelven las sales minerales necesarias para mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo. El agua sobrante es expulsada del organismo (junto con otros productos de desecho) a través de los riñones.
  • El intestino grueso también ayuda a la formación de las heces o desechos sólidos del cuerpo. Estos desechos, compuestos por dos terceras partes de agua y una de sólidos (fibra, grasa y minerales), también contienen grandes cantidades de bacterias y células desprendidas del intestino delgado.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *