¿Cómo está formada la piel del ser humano?

La piel cubre la superficie total del cuerpo humano protegiendo los órganos internos del medio ambiente, su textura y estructura varían según las partes del cuerpo. En ningún punto tiene la piel más de cinco milímetros de espesor. Aquí veremos cómo se denominan las tres capas microscópicas que componen la piel y que características tienen.

Enlaces patrocinados:
¿Cómo se compone la piel humana?


Capas de la piel y sus característicasLa piel está formada principalmente por tres capas denominadas (de adentro hacia afuera) epidermis, dermis e hipodermis o tejido celular subcutáneo:

  • Epidermis:

    En su superficie encontramos la capa córnea, constituida por células sin núcleo que se hallan constituidas principalmente de queratina, que es la proteína de las uñas y el cabello y proporciona color a la piel. Las células de la epidermis mueren (el ciclo de vida de la piel externa dura aproximadamente 28 días) y se eliminan más rápidamente con la exposición al sol, pero en todo caso existe una renovación de esta capa con una eliminación de células muertas. Además de la capa córnea, la epidermis está constituida por las siguientes capas: lúcida, granulosa, espinosa y germinativa o basal; desde el punto de vista de la estética y la cosmética, las capas más importantes son la córnea y la germinativa. La capa más profunda de la epidermis se llama capa de Malpighi.


  • Dermis:

    Es la capa media de la piel y se divide en dos partes: primero la superficial, la más próxima a la epidermis, separada de esta por la membrana basal, que contiene abundantes vasos sanguíneos (aproximadamente 4.5 millones por cada 6.5 cm cuadrados de piel) y terminaciones nerviosas; después la profunda con abundancia de redes colágenas y elásticas, en la que están situados los folículos pilosos, las glándulas sebáceas y las glándulas sudoríparas. Las glándulas sebáceas (son aproximadamente 100 millones por cada 6.5 cm cuadrados de piel) pueden ser anexos al folículo piloso, ya que utilizan el cuello del mismo como vía excretora del sebo, hasta salir a la superficie de la piel por el poro. El sebo constituye un manto graso de protección. Las glándulas sudoríparas (son aproximadamente 650 glándulas por cada 6.5 cm cuadrados de piel) están enraizadas en la hipodermis, y su conducto de secreción alcanza hasta la epidermis, hasta el poro, por el que excreta el sudor en la superficie de la piel.


  • Hipodermis:

    La hipodermis es la capa más profunda de la dermis y contiene las agrupaciones de glándulas sudoríparas, los vasos sanguíneos de la circulación periférica de la piel y los troncos nerviosos (son aproximadamente 3.75 millones por cada 6.5 cm cuadrados de piel). En ella se asientan las células grasas (adiposas) de la piel.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *