Origen de las várices en las piernas

Las várices pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo por la que pase una vena, pero el 90 % se produce en las piernas. El ablandamiento de las venas puede generar várices de todo tipo y forma:

  • Desde venas muy finas, rojas o azules, hasta gruesas venas varicosas que se adhieren a las piernas.

Enlaces patrocinados:
¿Por qué nos salen las várices en las piernas? Veamos:


  • Muy sencillo: se deben a la ley de la gravedad, las cosas caen hacia abajo por su propio peso.
  • Porque nos salen varices
  • Gracias a la ley de gravedad, el camino que la sangre tiene que recorrer a través de las arterias (desde el corazón a los miembros) es fácil. Sin embargo, el camino de regreso por las venas le resulta mucho más difícil de hacer.
  • El organismo cuenta con dos mecanismos propios para conseguir que se realice este ascenso: por un lado, dentro de las venas hay unas válvulas que ayudan a la sangre a subir y le impide bajar; por otro, los músculos ejercen presión sobre las venas haciendo que estas bombeen siempre la sangre. Cuando estos mecanismos fallan, a la sangre le cuesta mucho ascender por los miembros inferiores, que son los que más lejos están del corazón y por los que la sangre debe hacer un recorrido mayor. Además, las piernas son la parte del cuerpo que más tiempo permanece inmóvil, y la falta de actividad induce a la aparición de las várices.

Pero por otro lado ¿por qué se generan las várices en las piernas estando embarazada?


Se debe a un aumento hormonal que produce retención de líquido y debilitación de las paredes de las venas, principalmente las de las piernas, lo que da como resultado:
  • Una sensación exagerada de cansancio.
  • Piernas pesadas y cansadas.
  • También surgen los calambres nocturnos.
  • Asimismo se inflaman los tobillos.


Todo lo anterior, son los primeros síntomas de las várices, aunque no se noten físicamente.

¿Cómo prevenir las varices?


  • Controle su peso.
  • Mantenga normal su ritmo de evacuación intestinal.
  • Camine o haga ejercicio. No dé cabida al sedentarismo. El ejercicio le ayudará a activar su circulación sanguínea.
  • Evite mantenerse en pie o estar sentada inadecuadamente durante largo tiempo.
  • Use zapatos de tacón, aproximadamente de 3.5 centímetros de altura.
  • Eleve sus pies en la cama. Ello hará que, durante las horas de reposo, la acción de la gravedad deshinche las piernas, eliminando los calambres y afinando los tobillos.
  • Use medias elásticas de comprensión graduada.
  • Consulte a su médico.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *