¿Cómo afecta a la salud bucal y de la piel el consumo de tabaco?

Fumar aparte de dañar mucho la salud en general, también afecta la belleza, la salud de la piel y la salud bucal. Fumar no es una buena decisión, fumar lleva a difíciles consecuencias, muchas de ellas son difíciles de revertir, lo mejor es evitar el cigarrillo. Hoy nos enfocaremos específicamente en dos puntos ¿Cómo afecta a la salud bucal el consumo de tabaco? y ¿qué estragos puede causar el uso del tabaco en la piel? Así que, si fuma, es importante saber las consecuencias del cigarro en la boca y los daños que causa el cigarro en la piel.

Enlaces patrocinados:
¿Cómo afecta el tabaco en la cavidad bucal?


El consumo de tabaco multiplica por seis la posibilidad de padecer cáncer de labio, boca y faringe, pero también se presentan otras consecuencias negativas por fumar de la misma, los principales daños que produce el tabaco en la boca son:
¿Qué estragos puede causar el uso del tabaco en la piel?
  • Manchas amarillentas en la superficie dentaria. Los dientes y también los dedos, se ponen amarillos lo que estropea la sonrisa.
  • Periodontitis y gingivitis. Dos enfermedades odontológicas que pueden provocar incluso la pérdida de piezas, ya que se destruyen los tejidos que sirven de soporte a los dientes.
  • Halitosis. Mal aliento, es decir, olor bucal desagradable.
  • Disminución del gusto y del olfato. Estos dos sentidos se ven alterados en los fumadores, ya que los cigarrillos impiden poder apreciar correctamente tanto los sabores como los olores.
  • Aumento de la candidiasis oral. Se incrementa el riesgo de sufrir infecciones por hongos en la boca.

¿Qué estragos puede causar el uso del tabaco en la piel?


  • Hace que salgan manchas.
  • Colabora en la formación de arrugas.
  • Internamente reduce la oxigenación de los tejidos.
  • Destruye la vitamina C que es indispensable para el colágeno, y por lo tanto, para el buen estado de la piel.
  • Hace que se pierda luminosidad, pues poco a poco la piel se va opacando.
  • El cigarro es malo pues reseca la piel y la hace más macilenta.
  • Hace más lenta la cicatrización.
  • Asimismo, agrieta los labios y arruga la zona alrededor de la boca.
  • Por si fuera poco, también reseca el cabello y nos deja esa “tos de perro”.


En conclusión, si tienes esté mal hábito déjalo lo más pronto posible, pues en nada beneficia y si daña mucho, incluso de por vida.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *